The Dream Orchestra of El Sistema Sweden

In 2016, Ron Davis Alvarez took a bus from Gothenburg, Sweden to a home for young refugees in the Swedish countryside.  A former nucleo director in Venezuela’s El Sistema who had just been appointed Artistic Director of El Sistema Sweden, Ron wanted to build an orchestra where he saw that the need was greatest.  He played his violin for the young refugees and presented his idea about an orchestra.  He wanted to do something for these young people without relatives in a foreign country.  He also wanted to show the world how El Sistema works.

Only five of the kids came back to a second meeting.  Undaunted, Ron announced the formation of the Dream Orchestra.  Two years later, the orchestra consists of 62 members, ages 5-21.

There are some clear parallels between Ron Davis Alvarez’s work in Sweden and the start of El Sistema in Venezuela, where his role model José Antonio Abreu gathered eleven young people in a garage to form his first orchestra, in 1975.

There are also huge differences.  The challenges in a a rich and peaceful but segregated Sweden are different from those in a poor and class-stratified Venezuela.  In the Dream Orchestra, 18 different languages ​​are spoken, and about 70% of the orchestra’s members live under imminent threat of deportation.  Many of them lack permanent housing; some have gone underground. Traumatized by their experiences in the places they left behind, and living in uncertain circumstances in a very foreign land, many of these young people struggle with mental illness.

Ron Davis’s response is to focus on the music.  ”It isn’t difficult to create an orchestra,” he says.  ”I learned this in Venezuela.  With discipline, love, passion, and energy, you can always build an orchestra even if your situation is very difficult.”

In Sweden, he has met a new challenge; the emigration status of his students is constantly changing.  ”When someone is suddenly missing because he or she had to move, hide, or leave Sweden, the whole orchestra bleeds,” he says.

Despite problems, the Dream Orchestra has already managed to make a difference in the lives of its students and families.  ”We can tell this is true when we see our audience cry, smile, and clap their hands as we play Beethoven.  We can see it in the warmth that greets our new students when they show up for their first rehearsal.  Some of our older members who never played instruments before they came here are now helping with our beginners, and some of our kids’ parents have learned to play instruments so they can help out in rehearsals.  So we know we are making progress.”

In addition to these signs of social and emotional progress, the Dream Orchestra is also getting better musically.  They are now playing Brahms and Sibelius, sometimes with students conducting; their next musical challenge is Handel’s ”Messiah.”

In the words of Ron Davis Alvarez:  ”We don’t want to be seen as simply a ’refugee orchestra.’  We want to be a symphony orchestra that is constantly improving artistically and that creates a united voice to show our strengths and values.  We want to change history.”

To learn more about the Dream Orchestra, you can visit their website or Facebook page. Here is a link to an 8-minute video montage of the Dream Orchestra:

Author: Malin Clausson, Communications Director, El Sistema Sweden

Date Published: 1 March 2019


La Orquesta de los Sueños de El Sistema Suecia

En 2016, Ron Davis Álvarez tomó un bus desde Gotemburgo, Suecia a un hogar para jóvenes refugiados en el campo sueco. Como ex-director de núcleo en Venezuela que hace poco había sido nombrado director artístico de El Sistema Suecia, Ron quería construir una orquesta donde veía que había más necesidad. Tocó su violín para los jóvenes refugiados y presentó su idea sobre una orquesta. Quería hacer algo para estos jóvenes sin familiares en un país extranjero. También quería demostrar al mundo cómo funciona El Sistema.

Sólo cinco de los chicos volvieron a la segunda reunión. Sin desanimarse Ron anunció la formación de la Orquesta de los Sueños. Dos años después, la orquesta consiste en 62 miembros, entre los 5 y los 21 años.

Hay paralelos claros entre el trabajo de Ron Davis Álvarez en Suecia y el inicio de El Sistema en Venezuela, donde su modelo José Antonio Abreu unió a 11 jóvenes en un garaje para formar su primera orquesta, en 1975. También hay diferencias enormes. Son diferentes los retos en un país rico y pacífico pero segregado como Suecia, que los retos en un país pobre y estratificado por clase como Venezuela. En la Orquesta de los Sueños, se habla 18 idiomas diferentes, y aproximadamente el 70% de los miembros de la orquesta viven bajo una amenaza de deportación inminente. Muchos de ellos carecen de alojamiento permanente; algunos se han vuelto clandestinos. Traumatizados por sus experiencias en los lugares que dejaron, y viviendo en circunstancias inciertas en una tierra muy extranjera, muchos de estos jóvenes luchan con enfermedades mentales.

La respuesta de Ron Davis es enfocarse en la música. “No es difícil crear una orquesta,” dice. “Eso aprendí en Venezuela. Con la disciplina, el amor, la pasión, y la energía, siempre puedes construir una orquesta aunque la situación sea muy difícil.”

En Suecia se ha encontrado con un nuevo reto; el estado migratorio de sus estudiantes está en constante flujo. “Cuando alguien desaparece de repente porque él o ella tuvo que mudarse, esconderse, o irse de Suecia, sangra toda la orquesta,” dice.

A pesar de los problemas, la Orquesta de los Sueños ya ha podido hacer una diferencia en las vidas de sus estudiantes y familias. “Sabemos que eso es cierto cuando vemos a nuestro público llorar, sonreír, y aplaudir mientras tocamos Beethoven. Lo vemos en la calidez que espera nuestros nuevos estudiantes cuando se presentan a su primer ensayo. Algunos de nuestros miembros mayores que nunca habían tocado instrumentos antes de llegar aquí ahora están ayudando con nuestros principiantes, y algunos de los padres de nuestros chicos han aprendido a tocar instrumentos para que puedan ayudar en los ensayos. Entonces sabemos que estamos progresando.”

Además de estas señales de progreso social y emocional, la Orquesta de los Sueños también está mejorando musicalmente. Ahora están tocando Brahms y Sibelius, a veces con estudiantes dirigiendo; su próximo reto musical es el “Mesías” de Handel.

En las palabras de Ron Davis Álvarez: “No queremos ser vistos simplemente como una ‘orquesta de refugiados.’ Queremos ser una orquesta sinfónica que está mejorando constantemente y que crea una voz unida para mostrar nuestras fortalezas y nuestros valores. Queremos cambiar la historia.”

Para aprender más sobre la Orquesta de los Sueños, puedes visitar su sito web o su página de Facebook. Aquí hay un enlace de video de 8 minutos de la Orquesta de los Sueños:

Escrito por: Malin Clausson, directora de comunicaciones, El Sistema Suecia

Traducir »