EDITORIAL: “But Does It Work?”: What Studies Show About the Effectiveness of El Sistema Programs

Did you know that in Glasgow, Scotland, an independent research initiative found that students in Glasgow’s “Big Noise” program attend school more often than their peers who are not in the program?

Or that in Colombia, according to federal officials, the national Sistema program (called “Batuta”) has been more effective than any other social program in helping victims of that country’s long civil war?

Or that in Los Angeles, an academic study of YOLA (Youth Orchestra of Los Angeles), found that musical training changes the brains of children in ways that help them improve reading and speaking skills?

These are just a few of the findings of research initiatives evaluating Sistema programs across the world, in recent years.  We often lament the lack of hard research that can support our claims about how our programs contribute to children’s lives.  But in fact there is an emerging body of research-verified knowledge that does exactly that.  Our movement is finally mature enough that a number of research initiatives have been able to study our programs over the course of 3 years, 5 years, or more. 

If you’re a Sistema program leader, teacher, or advocate, you need to know about these studies!  They provide powerful corroboration of some of our most important claims—not simplistic overstatements, but verifiable conclusions drawn from reliable methodology. They also give us valuable insights into ways in which we can do better.  So I’ve compiled a list of descriptions of some of the most important ones, with links to their full reports.  (See below.)

I have a vivid memory of the late Bolivia Bottome, longtime Director of Institutional Development and International Affairs for El Sistema in Venezuela, explaining to a group of U.S. Sistema practitioners in 2011 that in her experience, El Sistema programs in Latin America weren’t so concerned with research proving their efficacy. “There are proofs everywhere, all the time,” she said.  “Any one of us can glance out our window and say, ‘Look!  There’s Johnny, who used to do so badly at school—and now he’s in the Sistema program, and he’s doing much better in school.’  It’s not hard to figure out that the program is the reason Johnny’s doing better.”

It’s true that for many years, there wasn’t a felt need for independent research on Sistema programs in Latin America.  Everyone knew a “Johnny” story or a “Julia” story, or many such stories.  But in many other parts of the world—and increasingly, these days, in Latin America too—individual true stories are not enough.  Funders demand to see research that quantifies our stories and verifies our claims.  For many, and perhaps most, El Sistema programs, the need for independent research is urgent.

I urge you to explore these studies, learn from them, and use them to make your advocacy efforts stronger.  And if possible, contribute to our international movement by developing contacts with research institutions and initiating new studies that build on these beginnings. Strong, verifiable scrutiny of our work now is our very best hope for the future.

THE STUDIES

1.  A Glasgow, Scotland study published in 2016, was conducted by the Glasgow Centre for Population Health (a government agency) in conjunction with Glasgow Caledonian University, and overseen by Scotland’s Chief Executive for Health Improvement.  The study found that participation in the Sistema program (Big Noise Glasgow) improves students’ self-confidence, pride, and self-esteem; supports them in leading fuller, healthier lives; promotes higher school attendance and better learning; and offers respite and protection to the most vulnerable. 

The report concludes that the program “enhances students’ mental and emotional wellbeing, and therefore represents a good investment in society.”  Further, researchers estimated through a Cost Benefit Analysis that within 15 years, Big Noise in Glasgow would save the city a total of 29 million pounds.

2.  In Liverpool, England, independent researchers conducted long-term studies of Liverpool’s In Harmony program; their 2015 report concluded:  “The evidence supports claims that In Harmony Liverpool can impact positively on educational attainment, health and wellbeing, resilience, community wellbeing, and families.” 

3.  In the United States, the Longy School of Music of Bard College, along with the independent research firm WolfBrown, studied ten Sistema programs over three years, and concluded that students in those programs, in addition to substantial musical growth, showed more improvement in academic achievement and a greater development of growth mindset, compared with their peers not in the programs.  They also found that boys in the programs tended to show larger growth in perseverance and more improved cooperative behavior.

4.  In Los Angeles, California, two research initiatives have included brain imaging in their investigations, to discover how participation in an El Sistema program actually changes brain patterns.  A study conducted by researcher Nina Kraus, at Northwestern University, found that “musical training can alter the nervous system to create a better learner, and help offset the academic gap” that exists for children who are raised in impoverished circumstances. 

5. A separate three-year study by the Center for Brain and Creativity Research at the University of Southern California followed children in a YOLA program for five years.  They found that after two years, the brains of the YOLA children showed accelerated maturity in the regions related to sound, language, speech, and reading (compared with the brains of children not in Sistema programs).  After three years, they showed greater executive function skills.  In the words of the lead researcher, Assal Habibi: “Our findings suggest that musical training is a powerful intervention that can help children mature emotionally and intellectually.”

6. A study of El Sistema Venezuela, conducted with support from the Inter-American Development Bank, found that the program improved children’s self-control and reduced behavioral difficulties, with the effects concentrated among subgroups of vulnerable children.

Author: Tricia Tunstall, Executive Editor, The World Ensemble


EDITORIAL: “¿pero funciona?”: Lo que nos muestran los estudios sobre la Efectividad de los Programas de El Sistema 

Por Tricia Tunstall, Editora Ejecutiva, The World Ensemble

¿Sabías que en Glasgow, Escocia, una iniciativa de investigación independiente encontró que los estudiantes del programa “Big Noise” (Sonido grande) de Glasgow asisten a la escuela con más frecuencia que sus compañeros que no están en el programa?

¿O que en Colombia, de acuerdo a oficiales federales, el programa nacional del Sistema (llamado “Batuta”) ha sido más efectivo que ningún otro programa social para ayudar a las víctimas de la larga guerra civil de este país?

¿O que en Los Ángeles, un estudio académico de YOLA (Siglas en inglés de Orquesta Juvenil de los Ángeles), encontró que el entrenamiento musical cambia el cerebro de los niños en maneras que les ayudan a mejorar sus habilidades de lectura y habla?

Estos son solo algunos de los hallazgos de las iniciativas evaluando programas del Sistema en todo el mundo en años recientes. Constantemente lamentamos la falta de investigación profunda que apoye nuestras afirmaciones sobre cómo nuestros programas contribuyen en la vida de los niños.  Pero de hecho, hay un cuerpo emergente de conocimiento verificado por la investigación que hace exactamente eso. Nuestro movimiento finalmente es lo suficientemente maduro que un número de iniciativas de investigación han podido estudiar nuestros programas por más de 3 y 5 años y hasta más. 

Si eres un líder, profesor, o defensor de un programa del Sistema, ¡necesitas conocer estos estudios! Estos proporcionan corroboración de algunas de nuestras defensas más poderosas- no exageraciones simplistas, sino conclusiones verificables extraídas de metodologías confiables. Estas también nos dan una valiosa mirada sobre las maneras en las cuales podemos mejorar. Así que he compilado una lista de descripciones de algunos de los más importantes, con vínculos a sus reportes completos. (ver abajo) 

Tengo un recuerdo vívido de la difunta Bolivia Bottome, directora durante mucho tiempo del Instituto de Desarrollo y Asuntos Internacionales de El Sistema en Venezuela, explicándole a un grupo de practicantes del Sistema de Estados Unidos en 2011, que en su experiencia, los programas de El Sistema en latinoamérica no estaban muy preocupados por investigaciones probando su eficiencia. “Hay pruebas en todo lado, todo el tiempo” dijo ella. “Cualquiera de nosotros puede abrir la ventana y decir, “¡Mira! ahí está Jhonny, que le iba tan mal en la escuela – y ahora está en un programa de el Sistema, y lo está haciendo mucho mejor.” No es difícil descifrar que el programa es la razón por la cual le va mejor a Jhonny.”  

Es cierto que durante muchos años, no existía una necesidad de investigación independiente en programas de El Sistema en latinoamérica. Todos conocen una historia como la de un “Jhonny” o una “Julia” o muchas otras historias. Pero en otras muchas partes del mundo – incrementado estos últimos días, y también en latinoamérica – las historias individuales verdaderas no son suficientes. Los patrocinadores exigen ver investigaciones que cuantifiquen nuestras historias y verifique nuestras afirmaciones. Para muchos, y quizás para la mayoría de programas de El Sistema, la necesidad de investigaciones independientes es urgente.   

Te invito a explorar estos estudios, aprender de ellos, y a usarlos para hacer más fuertes tus esfuerzos de defensa. Y si es posible, contribuir a nuestro movimiento internacional desarrollando contactos con instituciones de investigación e iniciando nuevos estudios basados en estos inicios. Un escrutinio fuerte, verificable de nuestro trabajo es ahora la mejor esperanza para el futuro. 

LOS ESTUDIOS 

1. Un estudio de Glasgow, Escocia publicado en 2016 fue dirigido por el Centro de Salud de la Población de Glasgow (una agencia del gobierno) en conjunto con la Universidad Caledonian de Glasgow, y supervisado por el jefe ejecutivo del mejoramiento de la salud de Escocia. El estudio encontró que la participación en el programa de El Sistema (Big Noise Glasgow) mejora la confianza, el orgullo, y la autoestima de los estudiantes; les ayuda a liderar una vida más plena y saludable; promueve la asistencia a la escuela superior y un mejor aprendizaje; y ofrece respiro y protección a los más vulnerables. 

El reporte concluye que el programa “mejora el bienestar mental y emocional de los estudiantes y por eso representa una buena inversión en la sociedad.” Investigadores adicionales estimaron a través de análisis de costo-beneficio que en 15 años, Big Noise en Glasgow le ahorraría a la ciudad un total de 29 millones de libras. 

2. En Liverpool, Inglaterra, investigadores independientes dirigieron estudios a largo plazo del programa In Harmony de Liverpool; su reporte de 2015 concluyó: “La evidencia respalda las afirmaciones que In Harmony puede impactar positivamente la asistencia escolar, salud y bienestar, resiliencia, el bienestar de las comunidades, y las familias.”

3. En los Estados Unidos, el conservatorio Longy School of Music of Bard College, junto con la firma independiente de investigación WolfBrown, estudiaron diez programas de el Sistema durante tres años, y concluyó que los estudiantes en esos programas, además de crecimiento musical sustancial, también mostraron mayor incremento en logros académicos y un mejoramiento en el desarrollo de la mentalidad, comparado con sus compañeros que no están en el programa. También encontraron que los chicos en los programas tienden a mostrar mayor crecimiento en perseverancia y un comportamiento cooperativo mejorado

4. En Los Ángeles, California, dos iniciativas de investigación han incluido imágenes cerebrales en sus investigaciones, para descubrir cómo la participación en un programa de El Sistema realmente cambia los patrones cerebrales. Un estudio dirigido por la investigadora Nina Kraus, en la Universidad Northwestern, encontró que “el entrenamiento musical puede alterar el sistema nervioso para crear un mejor alumno, y ayudar a compensar la brecha académica” que existe para los niños que son criados en circunstancias empobrecidas. 

5. Un estudio separado de tres años realizado por el Centro de Investigación para el Cerebro y la Creatividad en la Universidad de Southern California siguió durante cinco años a los niños del programa YOLA. Ellos encontraron que después de dos años, el cerebro de los niños de YOLA mostraron madurez acelerada en las regiones relacionadas al sonido, el lenguaje, el habla, y la lectura (comparado con los cerebros de niños no pertenecientes a programas de El Sistema). Después de tres años, ellos mostraron mejores habilidades de función ejecutiva. En las palabras del líder de la investigación, Assal Habibi: “Nuestros hallazgos sugieren que la formación musical es una inversión poderosa que puede ayudar a los niños a madurar emocional e intelectualmente.”

6. Un estudio de El Sistema, Venezuela, dirigido con el apoyo de el Banco Interamericano de Desarrollo, encontró que el programa mejora el autocontrol en los niños y redujo dificultades en el comportamiento, con los efectos concentrados entre los subgrupos de niños vulnerables.

Traducir »