Wider reach for the youngest; new fun for the oldest

Ottawa’s OrKidstra program has innovative programs growing on both ends of the students’ learning journey with them, like bookends.  On the “entry” side is meeting prospective young students in schools.

Since 2013, OrKidstra has built a win/win relationship with the local school board. The key manifestation of this alliance is having the KiddlyWinks program (for kids ages 5-8) in a growing number of schools (20 classes in total this year). KiddlyWinks is a fun and active program for young children including singing, playing recorder, glockenspiel and movement. The OrKidstra KiddlyWinks Teaching Artist not only teaches the class, but also teaches the in-school teacher how to teach a KiddlyWinks class, with the goal to create more musical autonomy in the classroom when the Teaching Aritist isn’t there. The KiddlyWinks program gives two concerts each year to the entire school, which over the years has changed the value of music-making in these elementary schools. In these schools there is now a greater understanding of the deep impact of music, which in turn has ultimately changed the culture of the school.  We offer these classes very strategically in the under-served areas where we offer after-school programs. The school board pays us to offer the classes; so, in addition to the many benefits of this program, it is also sustainably revenue-positive.

At the other bookend of the age continuum, for many years we have had a youth group on Fridays. The older and advanced-level kids come in to our central hub and play (and sing) chamber music together (classical, jazz, contemporary, world music, etc.). They then stay on to play games, watch movies, go on an outing, take part in workshops, etc. Many activities are youth-led.  This relaxed social time together is key to building a strong family and lasting friendships. We know we are doing something right when we need to ask teenagers to leave at 8:30 pm on a Friday night!

Author: Tina Fedeski, Executive & Artistic Director, OrKidstra

Date Published: 1 February 2019


Más participación entre los más pequeños; nueva diversión para los más grandes

El programa OrKidstra de Ottawa, Canadá tiene programas innovadores creciendo en ambos lados del viaje educativo de los estudiantes, como sujetalibros. Por el lado de la “entrada,” hay encuentros con futuros estudiantes jóvenes en los colegios.

Desde el 2013, OrKidstra ha construido una relación en la que todos ganan con el comité escolar local. Una manifestación clave de esta alianza es el programa KiddlyWinks (para niños entre 5-8 años) en un número creciente de colegios (20 clases en total este año). KiddlyWinks es un programa divertido y activo para niños pequeños que incluye el canto, la flauta dulce, el glockenspiel, y el movimiento. El artista formador de KiddlyWinks y OrKidstra no sólo enseña la clase sino también enseña al profesor del colegio cómo enseñar una clase de KiddlyWinks, con el objetivo de crear más autonomía musical en el aula cuando el Artista Formador no está. El programa KiddlyWinks da dos conciertos al año al colegio entero, los cuales durante los años han cambiado el valor de hacer música en esas escuelas primarias. Ahora hay un entendimiento mayor del impacto profundo de la música, y eso a su vez ha acabado cambiando la cultura de la escuela. Ofrecemos estas clases muy estratégicamente en las zonas con menos servicios, donde también ofrecemos programas en las tardes. El comité escolar nos paga para ofrecer las clases; así que, además de los muchos beneficios de este programa, es también sostenible desde un punto de vista financiero.

Por el otro sujetalibros, al otro lado del continuo de edades, durante muchos años hemos tenido un grupo de jóvenes los viernes. Los niños mayores y de nivel avanzado vienen a nuestra sede central y tocan (y cantan) música de cámara juntos (clásica, jazz, contemporánea, músicas de mundo, etc.). Luego se quedan para jugar, mirar películas, hacer una salida, participar en algún taller, etc. Muchas actividades son dirigidas por los jóvenes. Estos momentos sociales relajados que pasamos juntos son claves para construir una familia fuerte y amistades duraderas. ¡Sabemos que estamos haciendo algo bien cuando hay que pedir a los adolescentes que se vayan a las 8:30pm un viernes por la noche!

Por Tina Fedeski, directora ejecutiva y artística, OrKidstra

Traducir »