EDITORIAL: Musica Para La Vida En Méjico

[From the Editors]

People often ask The World Ensemble team about how to start a Sistema program.  We answer, of course, that there is no typical way; each is unique. But when we received the following story of the founding of Musica Para La Vida, we thought it represented elements of the beginnings of many programs, especially in Latin America.  So we share this founding story, even though we don’t typically do that in The WE

Musica Para La Vida in Mexico

My colleagues and I have believed since our childhoods that music is good to hear. And better to make, with an instrument or with our own voice. At first this was only an intuition.

Then we learned that something new and marvelous was beginning in Venezuela. Eduardo Mata, the chief conductor of the Dallas Symphony Orchestra, who was loved and admired in México, invited the Orquesta Juvenil Simón Bolívar to play in México City. I attended this concert (this was many years ago) because I was a music reviewer for one of the national newspapers, and it was magic. How could youngsters play so well, and with such full immersion, music mostly written in Europe many years ago?

In 2013, I returned to the city of my birth to serve in the state government in charge of Cultural Affairs. I was well aware by then of the video Tocar y luchar and the “60 Minutes” program about El Sistema in Venezuela under José Antonio Abreu.  Musica Para la Vida (MUVI) came to life as a non-profit organization that would eventually operate a Sistema program.

Our case would be different because our funding was, and is, mixed—that is, funds from national and state sources and also from private groups or industries. Across the world, the two most extreme examples along the funding spectrum are Venezuela, where all is paid for by the state, and the United States, where all support comes from private sources. But the goals everywhere are the same: to help vulnerable youngsters living in difficult environments to have better lives.

Maestro Abreu once said, when asked how to start a núcleo, “Start any way you can, and set your targets high.” So — we started.

San Luis Potosí is a state in the center of México. Its geography is highly varied, from tropical forests and sea-level cities to a high plateau with an altitude of 2,000 meters (6289 feet) above sea level. Its economy is also varied: there is one city with more than a million people, which is highly industrialized (cars, steel auto parts, tires, food, mining), and many other cities widely scattered, and mostly below the poverty line.  Our Sistema Potosino would go to the places where young people are most vulnerable, both in the capital city and the rest of the state.

When we started young people from 8 to 17 years of age in Ciudad Valles, we were in for a big surprise: we had 356 applications.  The program was in a public school in a highly challenged part of the city of 120,000 inhabitants. They all understood that in joining MUVI, they would work with us four hours a day from Monday to Friday.

From the beginning, we had a complete teaching staff of around 12 teachers per group, all music graduates. They came from many places; this represented an opportunity to work in their field of study.

We aimed to have an orchestra with a limit of 150 players and a choir with 100 singers. Soon we learned that in a very poor area, where children had nothing, everyone wanted to receive an instrument. Choral work, in contrast, seemed to them second-class.  After some time, our instruments arrived, and we had our orchestra!  We started by teaching them how to read music and how to take care of an instrument.  We decided that the students would take their instruments home wherever it was possible. Even in neighborhoods where you have to be very careful with your belongings, we have never lost an instrument. In our students’ houses, a violin or a bassoon is a treasure and is well taken care of.

These experiences were repeated in our next núcleo, Villa de Reyes, this one near San Luis Potosí and highly industrialized (General Motors, L’Oreal, BMW, and many others). All of our students come from poor families. In many cases, their fathers are in United States as undocumented workers.

The parents were more conscious than the children of the big change in their lives. They knew that the other options were hanging around in the streets doing nothing, or even worse. México is a wide corridor for drug traffic, and the cartels operate with the help of paid children whose work is to call the “group” about the police movements. Instead, their kids were in a safe place learning music!

After six months, the orchestras made their first public presentation, mainly to their parents and friends.  There was a lot of enthusiasm; it was already music! The children still had a long way to go, but the parents were proud of what they saw and heard. I was very happy watching the children’s faces, but when I turned to see the parents, I realized that we were also doing a great social service to the community.

Now MUVI has four symphonic orchestras, three bands and two choirs.  We have 680 boys and girls playing music, and some 1,300 students have had this experience. We have 60 music teachers.

As per Maestro Abreu’s phrase, our goals are high: we want to reach the number of 12 symphonic orchestras with 150 players each.  We want to own the places where we work, with the proper facilities. We need housing for the teachers. This is the complete project.  It may seem like we are dreaming, but I wonder if anything really good has not started with a dream!  After only four years, we have accomplished something very important.

We have had our problems.  In La Pila, burglars entered our warehouse and took all the instruments our children couldn’t take home with them. Our donors got together and worked to raise money to replace the stolen double basses, timpani, and electric pianos.

2018 appears to be a very difficult year in Mexico, because of the uncertainty of the coming national elections. But our team is trying harder to make ends meet. We have a page in Global Giving, and we are obtaining some help from friends in United States.  Our team is striving to complete the Proyecto Integral MUVI within ten years.

To see the program in action, check out this video:

Author: Xavier A. Torresarpi, Founder and Director of Sistema Potosino, Mexico


[De los editores]

Muchas veces la gente pregunta al equipo de The World Ensemble sobre cómo empezar un programa de El Sistema. Respondemos, por supuesto, que no hay una estrategia típica; cada programa es único. Pero cuando recibimos la siguiente historia sobre la fundación de Música Para La Vida, pensamos que representa elementos de los inicios de muchos programas, particularmente en América Latina. Entonces estamos compartiendo esta historia de lanzamiento, aunque normalmente no lo haríamos en The WE.

Sistema Potosino tiene cuatro años, y su historia simboliza el coraje y la determinación de nuestro movimiento global. La cuenta su fundador, Xavier A. Torresarpi. Él y sus colegas también demuestran la visión ambiciosa que José Antonio Abreu tuvo al nacimiento de El Sistema en Venezuela. Están presentando el “Proyecto Integral MUVI,” que visualiza 12 orquestas en pequeños pueblos por todo el Estado, trabajando juntos para llegar a una masa crítica que inclina la balanza hacia el cambio social. Actualmente solo tienen cuatro orquestas, sin lugares fijos para su trabajo, y se dan cuenta de la magnitud del trabajo y de los fondos necesarios para lograr sus metas. De todas maneras, trabajan todos los días para lograr “el verdadero cambio social a través de la música.”

Música Para la Vida en México

Mis colegas y yo hemos creído desde nuestra infancia que es bueno escuchar música. Y aún mejor tocarla, con un instrumento o con nuestras voces. Al principio solo era una intuición. Más tarde, aprendimos que algo nuevo y maravilloso estaba empezando en Venezuela. Eduardo Mata, el director principal de la Orquesta Sinfónica de Dallas, amado y admirado en México, invitó a la Orquesta Juvenil Simón Bolívar a tocar en la Ciudad de México. Yo asistí porque era crítico musical para uno de los periódicos nacionales, y fue mágico. ¿Cómo podían tocar tan bien los jóvenes, y con tanta inmersión, música principalmente escrita en Europa hace muchos años?

En 2013, volví a mi ciudad natal para servir en el gobierno estatal, a cargo de Asuntos Culturales. Ya estaba bien consciente del video Tocar y luchar y el programa de “60 Minutes” sobre El Sistema en Venezuela bajo el liderazgo de José Antonio Abreu. Música Para la Vida (MUVI) nació como una organización sin fines de lucro que eventualmente manejaría un programa de El Sistema. Nuestro caso fue diferente porque nuestra financiación era, y es, mixta—o sea, hay fondos de fuentes nacionales y estatales y también de empresas y grupos privados. En todo el mundo, los ejemplos más extremos en el espectro de financiación son Venezuela, donde el estado paga todo, y los Estados Unidos, donde todo el apoyo viene de fuentes privadas. Pero la meta en todo lado es la misma: ayudar a jóvenes vulnerables viviendo en circunstancias difíciles a mejorar sus vidas.

El Maestro Abreu una vez dijo, cuando alguien le preguntó cómo empezar un núcleo, “Empieza como puedas, y fija tus objetivos por lo alto.” Entonces empezamos.

San Luis Potosí es un estado ubicado en el centro de México. Su geografía es altamente variada, desde selvas tropicales y ciudades al nivel del mar a un altiplano con una altura de 2,000 metros sobre el nivel del mar. Su economía también es variada: una ciudad con más de un millón de habitantes que está muy industrializada (carros, partes de auto de acero, llantas, comida, minería), y muchas otras ciudades dispersas, mayormente debajo de la línea de la pobreza. Nuestro Sistema Potosino fue a los lugares donde los jóvenes estaban más vulnerables, tanto en la capital como en el resto del estado. Sin embargo, encontramos que no había profesores de música cualificados sino en la ciudad capital.

Cuando empezamos a invitar a jóvenes entre los 8 y los 17 años en Ciudad Valles, nos esperó una gran sorpresa: tuvimos 356 solicitudes. Trabajábamos en un colegio público en una parte de la ciudad de 120,000 habitantes que tenía muchas dificultades. Todos entendían que uniéndose a MUVI, estarían con nosotros 4 horas al día de lunes a viernes.

Desde el principio tuvimos un equipo pedagógico de 12 profesores por grupo, todos graduados en música. Venían de muchos lugares; esa fue una oportunidad para ellos de trabajar en su campo de estudio.

Apuntábamos a tener una orquesta de máximo 150 músicos y un coro con 100 cantantes. Aprendimos pronto que en una zona muy pobre, donde los niños no tenían nada, todos querían recibir un instrumento. El trabajo coral, en cambio, les parecía de segunda clase. Después de un tiempo, llegaron nuestros instrumentos, ¡y tuvimos nuestra orquesta! Empezamos enseñándoles cómo leer la música y cómo cuidar un instrumento. Decidimos que los estudiantes llevarían sus instrumentos a sus casas cuando era posible. También en barrios donde tienes que cuidar mucho tus pertenencias, jamás hemos perdido un instrumento. En las casas de nuestros estudiantes, un violín o un fagot es un tesoro, y lo cuidan muy bien.

Esas experiencias se repitieron en nuestro siguiente núcleo, Villa de Reyes, un lugar cerca de San Luis Potosí y muy industrializado (General Motors, L’Oreal, BMW, entre otros). Todos nuestros estudiantes vienen de familias pobres. En muchos casos, sus padres están en los Estados Unidos como trabajadores indocumentados.

Los padres estaban más conscientes que los niños del gran cambio en sus vidas. Sabían que la otra opción era frecuentar las calles, donde no harían nada, o algo peor. México es un corredor amplio para el narcotráfico, y los carteles operan con la ayuda de niños pagados cuyo trabajo es avisar al “grupo” sobre los movimientos de la policía. ¡En cambio, esos chicos estaban en un lugar seguro aprendiendo música!

Después de seis meses, las orquestas hicieron su primera presentación pública, principalmente para sus padres y sus amigos. Hubo mucho entusiasmo; ¡ya era música! A los niños todavía les faltaba mucho, pero los padres estaban orgullosos de lo que vieron y escucharon. Yo estaba muy feliz mirando las caras de los niños, pero cuando me volteé a ver a los padres, me di cuenta que también estábamos haciendo un gran servicio social para la comunidad.

Ahora MUVI tiene cuatro orquestas sinfónicas, tres bandas, y dos coros. Tenemos 680 niños y niñas tocando actualmente, y unos 1,300 estudiantes han tenido esa experiencia con nosotros. Tenemos 60 profesores de música.

De acuerdo con la frase del Maestro Abreu, nuestros objetivos están por lo alto: queremos llegar a tener 12 orquestas sinfónicas con 150 músicos en cada una. Queremos ser los propietarios de los lugares donde trabajamos, con las instalaciones adecuadas. Necesitamos alojamiento para los profesores. Ese es el proyecto completo. Podría parecer que estamos soñando, ¡pero me pregunto si cualquier cosa de alta calidad no haya empezado como un sueño! Después de sólo cuatro años, hemos logrado algo muy importante.

Hemos tenido nuestros problemas. En La Pila, unos ladrones entraron en nuestro almacén y se llevaron todos los instrumentos que nuestros niños no habían podido llevar a sus casas con ellos (no se ha perdido ningún instrumento en las casas de los niños). Nuestros donantes se unieron y trabajaron para conseguir fondos para reemplazar los contrabajos, timbales, y pianos eléctricos robados.

2018 parece ser un año muy difícil en México, a causa de la incertidumbre de las próximas elecciones nacionales. Pero nuestro equipo está trabajando más duro para hacer rendir los recursos. Tenemos una página en Global Giving, y estamos obteniendo ayuda de nuestros amigos en los EE.UU. Nuestro equipo está luchando para completar el Proyecto Integral MUVI dentro de diez años.

Escrito por: Xavier A. Torresarpi, Director Fundador de Sistema Potosino, México

Traducir »